OBJETIVOS INSTITUCIONALES

  • Fraternidad: Es una sabia mezcla de conocimiento y fe en la que se implica el hombre entero. La fraternidad es la opción y el esfuerzo inacabable por construir entre todos los hombres una relación de profunda amistad, en la alegría de sentirse queridos previamente, sin condiciones, y en la esperanza y en la fe de que el amor tiene la última palabra de la existencia como tuvo la primera. Se materializa en el respeto a los demás y en entender que todos debemos estar comprometidos con el mejoramiento de las relaciones interpersonales.
  • Universalidad: Entendida como el convencimiento y la seguridad que reconoce la dignidad y los derechos de todos los hombres sin discriminación de raza, religión, ideas políticas, sexo, ubicación geográfica, limitaciones físicas, idioma, permitiendo que los seres humanos tengamos derecho a la oportunidad y a la participación. Nos dota de conocimiento el cual nos da los fundamentos para comenzar a desarrollar nuestra propia personalidad, expresar nuestras necesidades, pensar y crear proyectos futuros obteniendo mejores resultados dependiendo de la capacidad para convivir y absorber los conocimientos que a lo largo de la vida se obtienen por diferentes medios.
  • Libertad: El concepto de libertad es uno de los más difíciles de definir, de aplicar y conformar en el hombre. La libertad que se pretende transmitir es aquella que estimula en el joven una actitud responsable ante la vida. Es la capacidad de tomar decisiones conscientes a partir de una conducta razonada. El estudiante debe aprender que libertad es sinónimo de autonomía. Así que formar a los educandos en la capacidad de autodeterminación, y en la responsabilidad ante sí mismos y ante la Comunidad Educativa.
  • Justicia: Estimular a las personas y a las comunidades para que sean conscientes de la dignidad del ser humano, de sus derechos, de la realidad social, política y económica en que viven, y de la participación y solidaridad necesarias para su constante superación.
  • Autoridad: La autoridad, su interiorización y el sentido que este principio tiene en la vida de cada uno , es fundamento básico en la construcción de una autonomía sana. Será ejercida con respeto y afecto, cuidando hasta lo posible por mantener la equidad. Aprendiendo a obedecer, el estudiante aprende a gobernarse a sí mismo y la conciencia normativa ejercida sobre él y con él, le permite desarrollar el respeto por los derechos humanos, el cumplimiento de los deberes sociales y el crecimiento personal.
  • Calidad: Todos los procesos deben estar enmarcados bajo el mejoramiento continuo, los productos y servicios deben distinguirse por la excelencia.
  • Eficiencia: Todos los recursos se deben ser utilizados con la máxima productividad y oportunidad.
  • Competitividad: El talento humano, la naturaleza de la colección y la especialización de sus productos y servicios deben ser competitivos en todos los campos.

 

 

2.5. VALORES

  • Honestidad: Consiste en armonizar las palabras con los hechos, es tener identidad y coherencia para estar orgulloso de sí mismo. Es la cualidad humana en la que una persona elige actuar siempre fundamentada en la verdad y en auténtica justicia. Cuando existe honestidad y en lo que se hace, hay cercanía y cariño; sin estos principios la sociedad no puede funcionar, esto significa nunca hacer un mal uso de lo que se nos confía, por ejemplo, usar los recursos de manera adecuada para las necesidades básicas, pues los recursos bien utilizados crean bienestar y se multiplican. La persona comprometida con el desarrollo y el progreso mantiene una actitud honesta como un principio para construir un mundo de paz, sin desperdicios y con más esplendor.
  • Solidaridad: Entendida como el sentimiento de unidad, cohesión y colaboración basado en metas o intereses comunes, es dar y recibir a través de la asociación generando el derecho a ser ayudado y la obligación de servir a los demás.
  • Responsabilidad: Es un concepto bastante amplio, que guarda relación con el asumir las consecuencias de todos aquellos actos que realizamos en forma consciente e intencionada. Se trata de uno de los valores humanos más importantes, el que nace a partir de la capacidad humana para poder optar entre diferentes opciones y actuar, haciendo uso de la libre voluntad, de la cual resulta la necesidad que asumir todas aquellas consecuencias que de estos actos se deriven.
  • Respeto: El respeto es una actitud, consiste en el reconocimiento de los intereses y sentimientos del otro, es reconocer en sí y en los demás sus derechos y virtudes teniendo en cuenta sus diferencias individuales, este reconocimiento exige un trato atento y considerado para con los otros, es una condición de equidad y justicia para vivir en paz; aplica a las relaciones entre grupos de personas, entre países y organizaciones de diversa índole.
  • Tolerancia: Se refiere a la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre que no atenten contra los derechos fundamentales de la persona, la importancia de la tolerancia radica en la posibilidad que nos otorga de convivir en un mismo espacio con personas de diferentes culturas o con diferentes creencias.